Loading...
21 de Mayo N° 797, Coyhaique + 56 67 2211019 dsandoval@senado.cl

*La iniciativa fue aprobada de manera unánime por la Cámara Alta y apunta, entre otras cosas, a que dicho sistema se establezca como una política pública, siendo parte esencial del Sistema de Protección Social

De manera unánime, la sala del Senado aprobó un proyecto de acuerdo del senador David Sandoval, en el cual solicita al Ejecutivo se impulse, a través de un proyecto de ley, un sistema integral de promoción de la autonomía personal, de cuidados y de protección a la dependencia.

En particular, Sandoval sugiere que este sistema se establezca como una política pública, que sea parte esencial del Sistema de Protección Social, integrándose a los sistemas específicos de Pensiones, Salud, Bienestar Familiar y Educación. “Que el sistema no coarte la autonomía personal, incluso de las personas discapacitadas, sean éstas personas adultas mayores o no, y que incluya de manera armónica los aportes, cuidados e iniciativas que entreguen las familias, las comunidades, los municipios y el propio Estado”, puntualizó.

Asimismo, propone que el eventual proyecto de ley, especifique el conjunto de prestaciones económicas y servicios de atención técnica, los criterios técnicos que sirvan para fijar prioridades en el acceso a estos servicios, las organizaciones municipales, comunitarias y técnicas ejecutoras, sean éstas de derecho público o privado, las entidades que se encarguen de su supervisión. “Además, se considere la participación permanente de las organizaciones civiles y representativas de las personas adultas mayores y/o con discapacidad, y a través de mecanismos de participación que permitan recoger información para ir ajustando el sistema a las realidades y circunstancias de país, de sus regiones y de sus comunidades”, agregó.

Así también, se propone que en la redacción de un eventual proyecto de ley, se eviten definiciones normativas que en el mediano o largo plazo el sistema tenga solo un carácter asistencialista, o que se centre solo en la atención y en el cuidado; que termine alejado del derecho subjetivo que promueva la autonomía personal, incluso de las personas dependientes; y, que, respecto de la dependencia, no centrarse solo en las limitaciones de la persona, sino que, se atiendan también desafíos en los ámbitos psicológicos y sociales.

 

Algunos datos

Cabe señalar que dentro del continente, Chile es uno de los países más envejecidos de la región. Según la encuesta CASEN 2017, más de un 19% de la población tiene 60 o más años, de la cual, un 14.2% presenta algún grado de dependencia funcional, lo que junto a que la intensidad de los cuidados familiares ha bajado, permite prever que se generará una importante presión sobre el Estado para que se diseñen y pongan en práctica políticas públicas que se enfoquen en servicios de apoyos y cuidados de larga duración.

Por otro lado, las proyecciones de Naciones Unidas señalan que entre 2045 y 2050, la expectativa de vida al nacer en el país alcance los 84.9 años, siendo los hombres quienes incrementarán en 5 años en promedio, alcanzando una expectativa de vida de 83.3 años. Para las mujeres, mientras tanto, se proyecta un aumento esperado de 4 años de vida, llegando a los 86.4 años.   

Finalmente, indicar la importancia de la población de 60 años y más en la sociedad chilena ha aumentado significativamente en las últimas dos décadas, pues ésta ha pasado del 10.8% de la población total en el 2000 al 17.4% en el 2020 (Naciones Unidas 2018).