Loading...
21 de Mayo N° 797, Coyhaique + 56 67 2211019 dsandoval@senado.cl

El senador David Sandoval destacó la importancia del proyecto de ley que permite a cuidadoras y cuidadores de adultos mayores y personas con discapacidad contar con derecho preferente en salud, el cual fue aprobado por unanimidad esta semana en la Cámara Alta.

La iniciativa considera incorporar a los cuidadores y cuidadoras entre los titulares del derecho a ser atendidos, en forma preferente y oportuna, por cualquier prestador de acciones de salud, con el fin de facilitar su acceso a dichas acciones, sin perjuicio de la priorización que corresponda aplicar según la condición de salud de emergencia o urgencia de los pacientes, de acuerdo al protocolo respectivo.

            Al respecto, el parlamentario recordó que “estamos ad portas de iniciar el mes del adulto mayor”, y en ese contexto reconoció la labor de los cuidadores, que según indicó tienen un alto nivel de compromiso, con un “78% de mujeres que no tiene ninguna posibilidad de desempeñarse en labores económicas”.

“Se hace cargo de una dimensión muy humana. Hay que conocer las extremas condiciones para darse cuenta de la calidad de vida, tanto de quien está en condición de dependencia como quien lo cuida, (que) es extremadamente dura”, subrayó, recalcando que es dependiente tanto la persona postrada como quien la cuida.

En ese contexto, el legislador recordó que “hace algún tiempo una persona en Coyhaique me decía que hace tres meses no salía de su casa, y esto porque la dependencia que se produce es tan alta, que significa una condición de precariedad enorme de calidad de vida, laboral y estrés”.

Y si bien el senador Sandoval resaltó la importancia de esta norma, pues aborda una importante necesidad, también considera necesario el crear “toda una red institucional, de apoyo y ver cómo el Estado se hace parte de esta otra realidad, por la situación en que se encuentran las cuidadoras”. 

            Cabe señalar que, para los efectos de lo dispuesto en este proyecto de ley, se entenderá por cuidador o cuidadora a toda persona que, de forma gratuita o remunerada, proporcione asistencia o cuidado, temporal o permanente, para la realización de actividades de la vida diaria, a personas con discapacidad o dependencia, estén o no unidas por vínculos de parentesco.

Además, el proyecto otorga un plazo de 2 meses, desde la publicación de este proyecto como ley, para que se efectúen las adecuaciones necesarias en los reglamentos correspondientes.