Loading...
21 de Mayo N° 797, Coyhaique + 56 67 2211019 dsandoval@senado.cl

El Diputado y Presidente de la Comisión Especial del Adulto Mayor de la Cámara, David Sandoval, destacó la aprobación del denominado bono “bodas de oro”, que busca  reconocer el rol del matrimonio en la sociedad, otorgando a los esposos que cumplan 50 años unidos por dicho vínculo y reúnan los requisitos que establece la ley, un bono extraordinario de 250 mil pesos por matrimonio y por única vez.

 

En este sentido, el parlamentario resaltó que con ello se materializa el cumplimiento de un anuncio presidencial importante en materia social. “Es una buena noticia para todos aquellos matrimonios que han cumplido más de 50 años. Les va permitir acceder, por la aprobación de la unanimidad de la Cámara, a este bono que prometió y ofreció el Presidente Sebastián Piñera en su discurso del 21 de mayo. Es un avance significativo, es un tema importante para el reconocimiento de lo que significa la institución del matrimonio y de la familia”, señaló.

Sandoval agregó que a nivel regional serán muchos los matrimonios que podrán acceder a este beneficio, los que “por más de cincuenta años han vivido las vicisitudes, las alegrías y las tristezas respecto de lo que ha sido hacer familia en la región”, indicando que lo más importante es que esta ley “tiene un profundo sentido social, un profundo sentido de reconocimiento del matrimonio y la familia”.

Dijo además esperar que el beneficio pueda comenzar a ser cancelado antes que termine el presente año y precisó que favorecerá, en una primera etapa, al 80% de la población más vulnerable de las familias del país.

 

Beneficiados

La propuesta original establecía un bono de 250 mil pesos para los matrimonios que pertenecieran al 80 por ciento más vulnerable de la población y que cumplieran 50 años de casados entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2013. Este bono beneficiaría a 30 mil personas por año y tendría un costo del orden de 7 millones de dólares anuales.

Posteriormente, fruto de diversas propuestas planteadas por parlamentarios y acogidas por el Ejecutivo, se aprobó en la Comisión de Familia el otorgamiento del bono de 250 mil pesos a los matrimonios pertenecientes a los cuatro quintiles de menores ingresos, pero que cumplan 50 ó 60 años de casados a partir del 1 de enero de 2010, sin límite de tiempo hacia adelante, como asimismo a los que cumplan 61 o más años de casados durante el año 2010.

De este modo, se beneficiaría a todas las parejas que cumplan esos requisitos dentro del presente año y no sólo a partir de la aprobación de la ley. El beneficio que originalmente se extinguiría el año 2013 se hizo permanente y se otorgaría desde este año hasta el 2020, a los cónyuges que cumplan 50 y 60 años de matrimonio, respectivamente, cubriéndose así gradualmente un stock que no podría cubrirse de una sola vez dado que ello irrogaría un gasto superior a los 70 millones de dólares.

Las personas que cumplan entre 51 y 59 años de matrimonio a partir del 1 de enero de este año no tendrán derecho a este bono.

El bono se reajustará el 1 de octubre de cada año en el 100% de la variación que experimente el IPC. También, se establece que podrán ser beneficiarios los cónyuges que cumplan con los requisitos exigidos en un segundo o posterior matrimonio.

Los beneficiarios del bono serán 30 mil personas por año entre las que cumplen 50 años de casadas a partir del 1 de enero de 2010; 14 mil por año entre las que cumplen 60 años de casadas desde esa misma fecha en adelante, y 40 mil entre las que cumplen 61 o más años de vida en común durante el año en curso, llegándose a un total de 84 mil personas beneficiadas el primer año de vigencia de la ley.

La estimación de costos de la iniciativa asciende a 19,6 millones de dólares para el año 2010; a 10,3 millones de dólares entre 2011 y 2019, y a poco más de 7 millones de dólares desde 2020 en adelante, suponiendo que para entonces se habrán beneficiado todas las parejas que cumplan entre 51 y 59 años de matrimonio a partir de este año.

Para cobrar el bono, que se pagará por mitades a cada cónyuge, éstos deberán concurrir en forma conjunta, personalmente o representados, a solicitarlo al Instituto de Previsión Social y acreditar el cumplimiento de los requisitos, dentro de un plazo de doce meses, tras el cual se entiende que el beneficiario ha renunciado al mismo.

Son acreedores al beneficio los matrimonios civiles legalmente celebrados o inscritos en Chile, excluyéndose por tanto aquellos contraídos sólo en ceremonia religiosa y los realizados en el extranjero que no hayan sido acreditados en nuestro país.